sábado, 21 de julio de 2018

LA SATISFACCION DE LA LABOR REALIZADA


OPINION, 26 julio 2018

Con relativa frecuencia nos vemos abocados a contratar los servicios de personas con conocimientos varios, para realizar trabajos específicos. Corremos el riesgo de que al carecer de la respectiva licencia, si el trabajo quedo mal, mal quedo, pero no hay responsabilidad. Ahora, si entramos en contacto con una organización con todas las de la ley, el costo afectará nuestro presupuesto, aun cuando en caso de incumplimiento, podremos exigir el cumplimiento de lo pactado.

Por experiencias anteriores, hemos preferido realizar los trabajos de mantenimiento de la casa, en forma personal, en tiempo y costo record. De otro forma las variables ya mencionadas y el tiempo, día, hora, compras, traslados, etc. incidirían en su ejecución. Es importante valorar en este tipo de trabajos la satisfacción personal para realizar los trabajos con la calidad esperada y sin dolores de cabeza.

Dado que el problema de inundación lo había controlado con la apertura de un canal que fuera de la fuente de ingreso del agua hacia la salida a la calle, aproximadamente 30 metros, bordeando el costado occidental y el oriental del patio, inclusive ya había cotizado el costo de los tubos de plástico con perforaciones para facilitar la captación de tal agua, solo me faltaba su realización.  

En días pasados había consultado con un experto sobre la mejor opción para colocar el tubo plástico dentro de la canal y luego cubrirla con tierra en su totalidad. En este caso nacía la inquietud de que la arena que arrastraría el agua podría taparla, dificultando su reparación. 

La conclusión a la que llegamos era que la situación se podía simplificar si en lugar de recorrer el canal, se hiciera uno que atravesara el patio, disminuyendo la extensión a cubrir. Gracias al intercambio de ideas y alternativas hizo que apareciera otra, mucho más práctica. Captamos el agua en la boca de ingreso solo se necesitaría canal que en forma directa sacara el agua y la entregara al canal de la calle sin  necesidad de cubrir tan largo trecho.

Ahora lo podríamos hacer en forma más fácil siempre y cuando la zona de inundación no cambie. Tapar el canal actual al paso por la puerta, crear un dintel para esta e instalar un protector para evitar la humedad en la nueva cerca. Con tal trabajo se evitaría así el ingreso de  racunes, gatos, culebras, etc.

Como les había comentado en artículos anteriores habíamos cambiado las cercas del frente de nuestra casa gracias a nuestro conocimiento ya adquirido con el cambio parcial de otras afectadas por  el huracán, el año pasado, dentro del mismo patio. La experiencia adquirida no solo en donde comprarla, transportarla y luego instalarla nos ha permitido estar conscientes que podemos realizar otras labores similares sin dificultad.
Afortunadamente contamos con las herramientas necesarias, lo que facilita la labor a realizar. En esta oportunidad requería: el cepillo para pulir la madera, el barreno portátil, martillo, el serrucho, formón, puntillas, tornillos y prensa de metal. Adicionalmente  necesitaría madera. Esta última la había reservado de la cerca vieja. Por lo tanto no se requería cubrir ningún costo.

El miércoles no era el día seleccionado, no obstante la hora y el clima hizo que aprovechando mi estado de ánimo me pusiera ‘manos a la obra’. La tarea era colocar un listón de madera por debajo de la cerca instalada, colocar una base de protección  para crear el dintel de la puerta de ingreso al patio, espacio que se había dejado para facilitar la salida del agua al canal de la calle.

La labor de adecuación de los materiales para realizar la labor propuesta se facilitó por contar con las herramientas e insumos necesarios. De otra forma se hubiera utilizado más tiempo en el logro del objetivo propuesto.     

En menos de dos horas y pleno buen sol realizamos nuestro trabajo con plena satisfacción. Tuve la oportunidad de pulir la madera, para renovar su acabado, realizar los cortes necesarios, y gracias en especial al barreno “drill” aquello quedo ‘fain de fain’ como hubiera dicho mi padre.  La mayor satisfacción, la personal, el saber que uno puede y lo hace.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.