sábado, 30 de noviembre de 2019

LA ECONOMIA ENTRA POR CASA

OPINION,  5 diciembre 2019

Existen muchos adagios propios de nuestros pueblos que aun cuando hemos dejado de utilizarlos esto no significa que dejen de existir. Especialmente porque en pocas palabras encierran mensajes que no se olvidan y continúan en nuestras mentes, a pesar de los años.

Seguramente la época moderna nos impele a comprar muchas cosas, en particular comidas en los expendios de comida rápida, dada la facilidad del servicio, sin duda lo logra pero afecta el bolsillo con mayor o menor frecuencia. Que tal los vegetales en los almacenes que los venden “frescos” o elementos que no son de primera necesidad. Esto debiera cambiar en beneficio precisamente de nuestro bolsillo.

Que tal la venta de televisores, entre otros productos, en el Viernes Negro a precio muy bajo, claro no habían podido venderlos antes. ¡Ah! pero al llegar a casa ya serán “viejos” porque los nuevos modelos se pudieron haber comprado en línea para entrega antes de la Navidad, también a buenos precios. Pero claro, no lo sabíamos.

Solo un simple ejemplo, una de nuestras estudiantes llevaba como cosa rara su celular a la clase. Frente a una duda de cómo escribir determinada palabra, le pedí la atención de chequear como se escribía, ella no lo utilizaba como diccionario. Aproveché para comentar los costos de mantenimiento mensual y su impacto en nuestra economía. Pregunté cuanto paga uno mensualmente por el arriendo de tal artefacto. Promedio de $50 dólares.

$50 dólares en 30 días solo da un gasto diario aproximado de $1,65. ¡Por cierto! ¿Recuerdan esta expresión? Visto desde este punto de vista realmente no es nada, pero si por el contrario lo vemos con el impacto en nuestra economía familiar veremos que por un año será solo $600 y si lo hiciéramos, como hacen los economistas, a 10 años, con mayor razón que tal suma se convierte en solo $6.000, si solo seis mil dólares.

Visto desde este punto de vista, afortunadamente en este país, no existen pobres, pues pueden darse el gusto de dejar de comer por tener un celular. Cuando uno se pone a pensar el costo de las llamadas telefónicas para saber si va a almorzar, o si la cita a la misma hora y cosas por el estilo vemos que nuestro dinero se esfuma, si se evapora. No es justo, esto se llama falta de organización.

¿Qué tal? No es que ganemos poco, es que lo poco que ganamos no lo usamos como la situación nos forza.

No olvidemos que cada uno hace de su ingreso lo que considera conveniente. ¡Faltaba más! No obstante debemos analizar si así podremos algún día ayudar a nuestros hijos a la educación superior. Pero como, con este costo de vida y bajos salarios, donde nos vemos precisados a trabajar en tres puestos para poder subsistir. Ah, pero nos olvidamos que si estudiamos una carrera técnica corta es probable que mejoremos nuestro ingreso. ¿Verdad?

Hablando de la economía, no hace mucho nuestra casa estuvo cercada por un lado por un lote que era como una selva. Recientemente se limpió y rápidamente construyeron una residencia. ¿Qué pasó? En uno de los huracanes la cerca quedo en el suelo. Una persona conocida la levanto cobrando $1000. Pero…claro nunca se recibió la obra. No era la mejor, ahora la pudimos ver, los travesaños instalados ya habían sido usados en otras obras, inclusive añadidos. ¡Wow!

Quien iba a pensar que nuestro “maestro de obra” nos iba a tomar ventaja. Nunca. Además quien se iba a meter en ese lote donde habitaban entre otras las culebras, ni pensarlo.

Bueno, ahora había que poner la cara y proceder a su reparación. Pero reparar significaba bajar toda la cerca para poder cambiar los 36 travesaños de 2,40 metros de largo cada uno por 4 x  6, concreto para ponerle nueva base a 5 postes. Dos cajas de Tornillos de 6.3 centímetros Deckmate, además de unos 15 nuevos listones para reponer los que se afectaron en la reparación. ¡Ha! Faltaba comentar arrendar un camión para traer tales materiales desde Home Depot. Mano de obra, etc. podría costarnos unos $2.000 a $3.000.

Si aplicamos el principio que lo poco que ganamos, lo gastamos como las circunstancias nos forzan, no tendríamos para cubrir otros gastos ya programados. Así que manos a la obra. Bueno pues aprovechando el “puente” del Día de Acción de Gracias junto con mi señora hicimos la reparación del año. No fue fácil, pero tampoco imposible. El trabajo fue hecho en unos cuatro días bien trabajados y no alcanzamos a gastar $300 en materiales de primera calidad.

sábado, 23 de noviembre de 2019

LOS PROXIMOS AÑOS PUEDEN SER LOS MEJORES TODO DEPENDE DE NOSOTROS


OPINION, 28 noviembre 2019

En mis clases de español, nuestros estudiantes nos comentan sobre cómo, con tiempo, hacen los arreglos finales, mejor dicho, antes de partir para siempre. Uno podría pensar, que la gente es pesimista y se adelantan demasiado. O por el contrario se asombra de cómo son de organizadas ya que el día final se desconoce, pero que llega, llega, no hay duda. 

Si contamos con recursos es probable que sea sencillo y ya hayamos preparado los documentos necesarios. Precisamente en nuestra clase de inglés, el reconocido expositor John Hosler hizo una presentación sobre los documentos básicos que debemos contar: Last will and Testament, A Trust, A Power of Attorney, Medical Directives, Beneficiary Designations and Choosing the Right Components for Your Estate Plan.

Será que es un problema que sea en inglés, probablemente no. ¿Será que uno es de las personas que firma todo sin darse cuenta que dicen los documentos? Mejor dicho en el caso de un testamento, lo ha leído y a ciencia cierta sabe que está dejando lo que corresponde al conyugue y/o a cada uno de sus hijos, ¿de acuerdo con la ley?

Solo un ejemplo. Debía ser sometido a una cirugía así que me presenté el día anterior, a tal procedimiento en el consultorio del cirujano, donde me entregaron documentos en inglés para firmar. Uno de ellos autorizando al médico para que realizara la cirugía de un cálculo renal. Como cosa excepcional me dio por leer el contenido. Cuál no sería mi sorpresa en un aparte decía que sí el procedimiento no era exitoso la culpa la debía asumir yo, y obviamente los costos de mi bolsillo. ¿Qué tal? De inmediato objeté y cancelé la cirugía. Se imagina usted un hispano hacerle semejante desaire ¿a un profesional de la medicina?

A la semana siguiente el facultativo me envió nota en que hacía presente que si algo me pasaba era mi culpa y por lo tanto debía firmar una carta donde lo exoneraba de cualquier responsabilidad.

No hay duda que ante las circunstancias quien no habla el idioma está expuesto a que lo ‘tumben’, mejor dicho que se aprovechen de su ignorancia. Hablar el idioma no significa que este inmune a que “le metan goles”. Eso le pasó a un conocido que al comprar un carro directamente del distribuidor le ‘clavaron’ un seguro por valor superior a los $4.000 dólares para reparaciones del nuevo carro. Firmó papeles sin darse cuenta que firmaba, lo distrajeron hablándole mientras firmaba. ¿Qué tal?

Caso de quedarnos  acá, querámoslo o no, debemos prepararnos. Somos los responsables de nuestro hogar, conyugue e hijos, sin lugar a dudas. ¿Qué significa esto? Que debemos hacer lo imposible por cumplir con tal obligación. Acá no podemos pasarle nuestros problemas al vecino o al estado, porque eso cuesta dinero. En otras palabras podemos exponer nuestro patrimonio por falta de conocimiento de las normas o las leyes.

Bueno pero que pasa cuando, como en el caso de nuestros padres se quedaron solos y para ellos la vejez fue muy dura y en más de una ocasión pasaron dificultades no solo de carácter económico, sino soledad. Solos en sus casas o pequeños apartamentos sin nuestra visita, expuestos a muchas vicisitudes.

Solo un caso de lo que le paso a una amiga. Su madre vivía sola en su casa un día se resbaló y al caer se iba fracturando la cabeza, quedando tendida en el suelo durante 36 horas sin que nadie se percatara de lo que le había pasado. Uno de sus hijos la llamó una hora antes. La madre no contesto, la hija pensó que talvez estaría en el baño, media hora más tarde volvió a llamar. Nadie contesto. Algo grave había pasado, se fue rápido a casa a descubrir que su mamé le había pasado.
Se imagina usted, sí usted, 36 horas en esa condición. Obvio que a usted no le pasara, pero…la vida no la tenemos comprada.

Que quiero decir, en este país la forma de vida es diferente a la que nosotros teníamos en los nuestros. Acá cada uno trata de salir adelante y por ello a veces nos olvidamos de la familia. Todo lo damos por hecho y eso no debe hacer así. ¿Que debemos hacer para estar más cerca de ellos cuando nos referimos a la soledad, que tal la parte de seguridad en la casa, no será posible que alguien, un vecino, miembros de la iglesia los visite? Seguro que sí, pero cuando.

Yo soy mayor de edad y pido a Dios que nos permita vivir con nuestra familia los máximos años que El disponga. Pero también me doy cuenta que si conozco a mi vecino, o miembros de la iglesia o excompañeros del trabajo de pronto a alguien podamos recurrir ante una emergencia.
También que alguien nos ilustre que hacer para prevenir una caída y tantas otras cosas.

Si usted cree que necesita ayuda o puede compartir con otras personas de mayor edad sus conocimientos y afecto les agradeceré me escriban a nelsonmerchancely1@gmail.com o me llamen al 772-924-1002.

lunes, 18 de noviembre de 2019

“SE HACE CAMINO AL ANDAR”


OPINION, 21 noviembre 2019

Es muy probable que no recordemos una de las poesías de Antonio Machado (España 1875 – 1939) poeta español de profunda espiritualidad. Solo como ejemplo veamos una de ellas:

Caminante son tus huellas el camino, y nada más; caminante, no hay camino, se hace camino al andar.

Al andar se hace camino, y al volver la vista atrás, se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar. Caminante, no hay camino, sino estelas en la mar.

Precisamente cuando veo los resultados de la vida que Dios nos dio, veo como la poesía nos trae gratísimas lecciones, con tal simpleza que confirma lo que hace muchísimos años dieron inicio a nuestro andar por allá y por acá, con el éxito o sin él.

Veamos un ejemplo. Ella, toda generosa nos prometió, a su regreso de su querida tierra, semillas de una fruta casi desconocida en nuestro medio. Las semillas no aseguraban el adaptarse en nuestra nueva tierra. Aun así, con fe procedimos a plantarlas. De esto hace unos buenos años, seis u ocho. La semilla pegó y pronto sus fuertes brazos la alegría nos trajo. Todos especulaban sobre el tipo de fruta.

Estas son las cosas de la vida, que uno a veces, para no decir siempre, Dios nos regala sin tener exacto conocimiento de que será. Finalmente llegamos a la conclusión, la exquisita guanábana. Pero que como es, que tamaño, que tiempo de crecimiento, sería afectada por los insectos, crecería como lo hicieron sus mayores, allá en ¿algún lugar de Costa Rica?

Si, así tendría que ser, solo se necesitaba fe, ¡ah! pero también trabajo y sobre todo que contara siempre con la humedad necesaria para no afectar su proceso reproductivo. Pero que tal el subsuelo, que le había dado la bienvenida. Si, muchas personas hablan del suelo arenoso de nuestra tierra. De algo tenía que ser, pero nunca pensamos que este, les llegara a afectar.

Dicho y hecho, esas semillas venían bendecidas. Nunca han “chistado” nada. Siempre han estado ahí, creciendo con su vigor nativo, con la fuerza que de familia venía. No solo fue al principio, no, ha sido siempre y hasta la fecha ninguna ha mostrado cansancio en su diario vivir, por el contrario pareciera que, precisamente, el medio era más que adecuado para su desarrollo.

Mucho tuvo que ver el alimento que se le proporcionaba, Si abono casero conformado por las cortezas de las frutas, en particular banano, naranja, cebolla etc. ¡Oh! Y qué decir del agua pura de la lluvia que sagradamente guardábamos en lo que era un recipiente para sacar la basura y de tinas de plástico que permitían almacenarla. Esta agua
indefectiblemente venía con la riqueza del agua pura, no tratada, simplemente; preciosa agua lluvia que nunca nos ha fallado. 

Sin lugar a dudas, pasaron los meses y algunos años y la primera cosecha no se hizo esperar. Estábamos haciendo camino al andar. Lo importante era que no le faltaran sus cuidados. Pronto aparecieron sus “amarillas botones” y de ahí el principio de una fruta.

Las 15 primeras plantas se han convertido en otras 10 más, procedentes de las semillas de las primeras. Unas han crecido más que otras, Una de ellas, que ha sido nuestra sorpresa, de haber demorado su crecimiento, nos ha expresado su alegría con 10 guanábanas. Esto es para nosotros algo de especial atención y cuidado.

Si, las ardillas se la pasan merodeando continuamente a la espera que la que esté madura les sirva de alimento. Más de una sorpresa nos ha  dado, cuando finalmente determinamos que tiene la madurez necesaria, la tomamos antes de que ellas las aprovechen. En algunos casos se han caído de la planta y descansan en el suelo.

Si nos hubiéramos detenido a analizar las características de nuestro suelo y la viabilidad de que tales semillas no aclimatadas darían resultado, no hubiéramos hecho nada. Los costos de análisis de tierras, tipo de semilla, procedencia, etc. no nos lo hubieran permitido.

Solo bastó nuestra fe de que esta era su tierra y nosotros los felices nuevos dueños de sus frutos. En otras palabras se hizo camino al andar. Sí, todo lo que les he referido es fiel reflejo de que hemos creado el camino que nos da sus frutos. Bueno, igual nos puede pasar o nos pasó en la vida, estamos donde estamos porque Dios así lo dispuso, pero también que nuestra fe que nos permitió, lograr entre otros, el éxito esperado.

domingo, 10 de noviembre de 2019

SEGUNDA OPINION EN CASOS DE ATENCION MEDICA


OPINION, 14 noviembre 2019

Existen muchísimas cosas que no conocemos de la cultura americana, no solo de ella, de muchos países donde temporalmente vivimos y no tuvimos oportunidad de enterarnos. De paso es posible que no hubiera habido necesidad. Pero en el caso específico de este país, sin duda alguna debemos conocerlas, para así aprender de ellas y disminuir el efecto negativo de otras.

Solo hablaré de la Segunda Opinión hablando de dictámenes médicos, en especial. Por tradición en nuestros países latinoamericanos, contamos con lo que se llamó el médico de la familia que hace muchísimos años nos visitaban en casa o en su consultorio no lejos de nuestros hogares.

Acá, y en función del tipo de seguro de salud uno puede o no tener su “médico primario” y luego el médico especialista, etc. Lo que ellos digan es algo que se debe seguir. Seguramente y frente a la duda de que su conclusión, sobre nuestra salud, no sea la óptima, en muchos casos no recurrimos a la segunda opinión. No es que desconfiemos de la capacidad del médico, no, es que cada profesional puede ofrecer un diferente y más eficiente procedimiento.

Es posible que no siempre este procedimiento funcione. En mi caso si ha funcionado. Precisamente recuerdo, al tener conocimiento que nuestra estudiante de español tenia falencias cardiacas críticas, se le comentó consultar con especialistas en centros médicos en Nueva York. Asi lo hizo pero lamentablemente allí falleció.

Aun así, el punto a considerar es el de la segunda opinión y de cómo hacerlo, basados en nuestros puntos de vista o conocimientos médicos. Ya en el pasado se me presentaron las dudas sobre la disponibilidad de tratamiento médico adecuado, fuera del país, con notables avances positivos.

Por ejemplo, frente a un procedimiento que requería cirugía, en un consultorio, con terminación del procedimiento con el médico especialista en cirugía plástica, en otro consultorio, en las horas de la tarde. Inicialmente lo acepté. ¿Pero con quien consultar tal viabilidad? ¡Con Youtube! Allí encontré videos de los procedimientos quirúrgicos por los cuales pasaría, notando como se desarrollaban en un mismo centro médico, con el respectivo laboratorio, para ir determinando la existencia o no del cáncer a extirpar.

Dado que el área expuesta a tal procedimiento, era en la nariz, máximo cuidado se debería dar, para no exceder la incisión inicial y posteriormente el trabajo del cirujano plástico para cerrarla sin dejar rastro de ella. Ya con anterioridad había tenido experiencias muy positivas al no seguir el procedimiento determinado por el médico. En este caso, debería seguir el mismo procedimiento, la segunda opinión.

La clase de seguro médico y su cobertura me permitía buscar el profesional médico especialista en el tipo de cirugía, con el equipo de laboratorio a su disposición. Que mejor, donde ya había tenido una exitosa cirugía y además, quien descubriera lo que varios galenos no dieron, sin darme una solo calmante para controlar mi dolor de varias décadas. La Clínica Mayo en Jacksonville, FL.

Cita médica en término de días, primero con el médico general, pero luego y directamente con el médico cirujano especialista.

¿Conocía yo mi médico? No, pero si sabía el apellido, Dr. Martínez. Lo conocí en el video, donde precisamente él realiza la cirugía y explicaba el procedimiento. Algo importante para desplazarnos a Jacksonville, cuatro horas de viaje, salir a tiempo, para llegar allí hora y media antes. Tres de la mañana.

Estar en la Clínica Mayo, es estar en la Clínica Mayo. Me siento en casa, ya sé que debo decir, a quien, como, donde, etc. Todos los contactos fueron telefónicos. Desde el momento de arribo me presente en la oficina respectiva, así que unos minutos después ya estaba en la sala del especialista. Datos habituales con la enfermera. Llega el doctor, de inmediato un saludo en español, ¡Wow! Colombiano, Bogotano. Continúa parte en inglés y parte en español.

Me indica procedimiento a seguir y que hará lo imposible para no afectar la nariz. Entra fotógrafa, tomas fotos de las áreas en evaluación, luego enfermera regresa y junto con el doctor inician procedimiento de biopsias. Queda todo listo, próxima semana me indicarán resultados. Se fija fecha de la cirugía para 28 de enero. Imposible antes por cirugías ya programadas.  

Salimos con mi señora del consultorio felices, agradeciendo a Dios me haya permitido llegar hasta este centro de excelencia médica y de atención personalizada, asegurando, así, el éxito del procedimiento a seguir. Una vez más la Segunda Opinión ha logrado su objetivo, tratamiento con  un experimentado cirujano especialista en “basal cell carcinoma.”

sábado, 2 de noviembre de 2019

“EL QUE NO SABE ES COMO EL QUE NO VE”


OPINION, 7 noviembre 2019

Recuerdan ustedes aquel viejo adagio. Obvio, acá no lo necesitamos. No por que deje de existir, no, porque vivimos otra forma de vida, bueno eso creemos. Cada uno de nosotros vive una vida que puede ser la que soñaba o simplemente la que le toco, pero no chista nada por tener a ser cuestionado y prefiere el silencio.

Tal silencio no es lo ideal. No obstante para muchos es una forma de vida, fruncir el ceño y hacer el que no entiende lo que está pasando cree que soluciona el problema. Claro es una respuesta para salir del paso, pero no de la realidad que tiene que enfrentar. Veamos la salud. En el pasado muchos de nuestros niños murieron por diferentes razones, muchas de ellas por la carencia de atención médica o desconocimiento de las enfermedades y su letalidad.

Hoy, también sucede, solo que no nos enteramos por no trabajar en un hospital o en sitios donde se hace más visible la escasez de recursos y obviamente de conocimientos. Muchos de nosotros pudimos haber indagado sobre aspectos de salud, por ejemplo, no solo con nuestros más cercanos sino con otros en otros ámbitos. Hoy en día no hay disculpa, pero si mucha gente que ante lo que llamamos adversidad no toman las acciones correspondientes.

Con mi mentalidad de hará unos 40 años hubiera ido al hospital más cercano para que me examinaran. De allí hubiera resultado una cirugía en el hospital para controlar un cáncer. Mas no fue así, había que ir al especialista. ¿Al especialista? Todo nació por un dolor fuerte en mi cintura. Un amigo médico me dijo que te tomen una radiografía en esa área.

Al verla me dijo se nota algo raro, creo que lo mejor es que visites al especialista. No solo al especialista, al mejor centro clínico. Biopsia fue la razón y nos vemos en quince días. Días después el facultativo diagnóstico, cáncer. Le consulte sobre viabilidad de una segunda opinión y cirugía. El dijo: “está en USA” y me dio dirección y teléfono. Gracias a la organización con quien trabajaba, se realizaron los contactos necesarios y en el Johns Hopkins Hospital en Baltimore el profesor universitario, cirujano y escritor de textos médicos Patric Walsh realizó la cirugía.    

A donde quiero llegar, a veces y de acuerdo con la cultura que hayamos tenido en nuestro medio, casi siempre vamos a lo llamado lo más práctico, el hospital más cercano, para ir a visitarlo y luego para poder ir a chequeos.

Anoche, en las películas que exhibe Neflix vimos “Diagnosis.” Unsolved medical mysteries, global wisdom, new hope, when the whole world’s reading, the right diagnosis can come from anyone and anywhere.

A Yale University and a longtime New York Times writer Dr. Lisa Sanders served as consultant for the TV series “House”   

The New York Times en colaboración con la Dra. Lisa Sanders crearon un programa donde  “Unsolved medical mysteries”, casos médicos misteriosos sin solución, por lo menos acá, se hacían de conocimiento mundial, creando así un nuevo universo de conocimiento en diferentes países y personas. Uno de los casos fue el de una niña que sufría de “Seizure”

Nos llamó la atención, en especial el caso de una niña que sufría de “Seizure”, una forma de epilepsia. La madre norteamericana y el padre hispano hacían todo lo posible para que su hija pudiera vivir una vida normal. Se creó una especie de red de información internacional donde padres de jóvenes con la misma sintomatología o profesionales investigadores intercambiaban opiniones. Pasa algún tiempo hasta que tuvieron conocimiento que una investigadora en Italia había logrado algunos avances.

Como fuera, la niña junto con sus padres, viajaron a Italia para que allí se evaluara su estado y la joven investigadora ampliara sus análisis. La comunicación se hizo siempre en inglés, idioma que dominaba la señora, pero no así su esposo que solo dominaba español.

Después de mucho intercambio de información, la noticia del año, los médicos y la investigara habían descubierto el problema. Dentro del proceso que los alimentos realizan dentro del organismo de la niña algunos la estaban afectando, había que cambiarle su alimentación, ¡eso era todo!

Imposible, verdad. Bueno hoy en día no solo la medicina, los científicos y lo que es mejor ese amor de los padres por sus hijos hace que existen “milagros” propios de la comunicación, intercambio de conocimientos no solo acá, sino alrededor del universo y por otro lado nosotros en busca de nuevas opciones para lograr la salud, en este caso de los niños. 

sábado, 26 de octubre de 2019

EL GPS Y LAS SEÑALES ASEGURAN EL EXITO


OPINION, 31 octubre 2019

Sin lugar a dudas las cosas están cambiando muy rápidamente y nosotros hacemos lo posible por no quedarnos atrás, pero es difícil. Un solo ejemplo nos dará claridad sobre el asunto. Hasta no hace mucho llegábamos a cualquier dirección con base en pistas, si con señas sobre cómo llegar. Tome por la US1, doble a la izquierda al llegar a Prima Vista Blvd.,  y siga por unas 5 millas y a la altura de la bomba de gasolina, una cuadra después queda The First United Methodist Church, salón No.2. Las gentes llegaban, pero no siempre.

Hoy contamos con el GPS y casi todos decimos con su dirección yo llego. Será esto así de fácil, ¿siempre? Tengo que ponerlo en duda. Dicen que el GPS, algunas veces, nos envía por vías que no necesariamente son las más directas o las con menos tránsito, pero hay que reconocerlo llegamos al lugar previsto.

Con tal confianza, es mejor contar con las pistas y nuestro GPS. No tan rápido, que pasa en los conjuntos residenciales como el que tenemos en Sunrise Lakes y Pine Island, con tres diferentes fases de  construcción, con decenas de edificios de 2 y 3 pisos y a su vez cada bloque con 30 o 45 apartamentos.

Una vez obtuvimos la dirección, de quien deseábamos visitar, la colocamos en el GPS. Tiempo de llegada 1.40 minutos. El GPS cumplió su cometido y nos dejó en frente de uno de los edificios que coincidía con la dirección, pero obviamente no con el número del respectivo apartamento.

Allí, casi que todos hablan español, aun así primera persona en consultar como llegar a nuestro destino, una señora, morena que de inmediato saco su celular para tratar de ver donde estaba ubicado el apartamento. Que si, que no, pero que al final debía estar en el área. Mil gracias. Pasamos al siguiente bloque con la esperanza de que pronto lo hallaríamos. No fue así. Todos muy gentiles y con el mejor deseo de ayudarnos. En este trajín nos tomó más de dos horas.

En el intertanto en comunicación a través de celular con familiar que trataba de orientarnos, pero sin saber dónde estábamos perdidos era más que imposible, ayudarnos. Aun así recomendó entrar a Google Maps con el fin de que allí nos ubicáramos en función del lugar donde estábamos y la dirección del apartamento.

Tuve que reconocer que mi falta de adiestramiento en el manejo del celular se me dificultaba, para no decir, era incapaz en ese momento de utilizar tan interesante medio de ubicación. A su vez continuamos para arriba y para bajo sin opciones de que llegaríamos. Nos indicaron que posiblemente la dirección estaba equivocada.  No todo estaba bien.

Durante tal tiempo nos mantuvimos en comunicación con dos familiares que a pesar de sus buenos deseos fue imposible hasta que a una de ellas, en Texas, pero con conocimiento del área tuvo la idea de que una amiga nos ubicaría y luego nos llevaría a nuestro destino.

Ella nos llama para ubicarnos. Al decirle en que sección nos encontrábamos nos pidió que regresáramos a la intercesión de Pine Island and Sunrise Lakes. Wow, ella nos abrió la esperanza.

En Pine Island doblen a su izquierda. Al mismo tiempo que conducía con una mano con la otra mantenía el celular contra mi oído izquierdo. Sigan hasta llegar a Sunset. En lugar de Sunset encontramos Okland Road. Así le informamos, ella dudo, que raro. ¿Seguimos al siguiente semáforo? bueno siga. Así lo hice pero allí estaba la 44 road. No, no puede ser, estamos igual de perdidos, con la suerte de que ella nos estaba acompañando.

Regresamos a Pine Island y Sunrise Lakes para ubicarnos y ella saber exactamente qué hacer. Así lo hicimos. Nuestra familiar en Texas le pide a nuestra ángel que es mejor que ella vaya directamente a tal dirección.

Ya allí, esperamos otros quince o veinte minutos cuando ella apareció “la batalla estaba ganada”. Muy linda, saludo de personas como si nos hubiéramos conocido en el siglo pasado.  De inmediato nos dijo que la siguiéramos, claro, más felices que nunca.

Ella dobló a la izquierda y en la mitad de la cuadra se devolvió en “U” y entró a una calle que quedaba a las espaldas de donde nosotros habíamos estado perdidos. Y dijo como seguramente lo hizo Cristóbal Colón antes de tocar tierra…!T I E R R A! Si allí estaba la dirección que tan arduamente estuvimos buscando. Besos y abrazos de agradecimiento.

Al día siguiente, con toda la confianza en nuestro GPS, le pregunté a nuestra salvadora si a la derecha o izquierda para regreso a casa. Ella nos dijo “a la derecha”, a la derecha hasta encontrar la I-95. Mil y mil. Así lo íbamos a hacer cuando GPS pide que doblemos a la derecha. ¿Qué hacer? El GPS ganó…, pero él iba por la…Turnpike en lugar de la I-95. Sigan adelante y allí la encontrarán. ¡Y así fue!

sábado, 5 de octubre de 2019

HISPANOS EN LA CONSTRUCION Y GRIEGOS EN LOS PUERTOS


OPINION, 10 octubre 2019

Les comentaba en mi anterior artículo sobre la excelente labor que miembros de nuestra comunidad cumple, en particular, en la construcción de viviendas en Port St. Lucie. He quedado gratamente impresionado.

Cuando observé la forma, entre otras actividades, de mezclar el cemento con la arena, los jóvenes parecieran que estaban marcando su tiempo, esto es, de acuerdo con la teoría de tiempos y movimientos, que debían producir determinada cantidad de vueltas para que este estuviera listo y no le faltara cemento para pañetar para quienes estaban en la función de pañetar el exterior de tal vivienda. .

Claro, si vemos el tipo de pañete que se debe colocar, solo lo suficiente para cambiar el color del bloque que ha formado la pared. No es como era en nuestros tiempos sobre el ‘brusco’ ladrillo que allá en la lejana tierra se acostumbraba. Si mal no recuerdo su grosor sería de por lo menos un centímetro, acá, no creo que llegue a la mitad. Recordemos que después se le colocará la pintura. Y “Santo remedio”.

Aprovechando la construcción de dos casas, una al pie de la nuestra y la otra cruzando la calle veía como trabajaban en la hechura del llamado “driveway”. El tiempo de espera del camión que proveía el cemento, debían tomar en cuenta la prontitud con que los trabajadores, por lo menos dos, rápidamente esparcían y afinaban el cemento, dejando aquello como para un “baile”. Obvio, una sabia que tanto el tiempo de secado o endurecimiento del concreto, tiene relación directa con la calidad de terminación. Adicionalmente el camión del cemento debe esperar hasta que vacíe la cantidad de cemento. De ahí la importancia, adicional, de la prontitud de los trabajadores. 

Hay que admirarlos.

Me sentí tan contento, que tuve que felicitarles por su extraordinaria labor y conocimiento de su área de trabajo. No había nadie más que dijera alguna palabra de felicitación a quien gracias a su conocimiento hacían ‘una obra de arte’.

Traigo a colación estas experiencias porque nunca llegué a pensar que ellos tuvieran un grado tan alto de excelencia sin haber tenido cursos de formación en los Centros de aprendizaje local. Lo que a su vez nos crea la idea de que para muchas cosas no se requiere título de instituciones técnicas o universidades, para estar aptos para cumplir tales funciones.

Viene a mi mente como hace unos cuatro años un técnico en mecánica automotriz realizaba labores de mantenimiento de vehículos a domicilio, en especial el nuestro, con alta eficiencia, oportunidad y atención a precios muy asequibles. Y que tal la señora de origen español preparando sus deliciosas paellas con degustación en el salón de Belleza de Roberto. Como vemos recursos y oportunidades aparecen por doquier. He aquí donde nuestra creatividad debe lucirse. Si no lo hay. ¿Por qué no lo hacemos? He tenido conocimiento que algunas jóvenes se desempeñan con gran habilidad en funciones relacionadas con la construcción.

Precisamente debemos agradecer a Dios de que siempre contemos con opciones para realizar trabajos que nos permitan ser independientes, con libre desplazamiento para realizar labores que nos permitan obtener nuestro pan diario. No olvidemos en nosotros está crear nuevas opciones de ingresos. Seamos creativos en este país de leche y miel.

Solo para que veamos como otros, en otros países, les toca sufrir para lograr el pan diario, llegando, inclusive a pensar en el suicidio frente a su escasez.

No sé si recuerden como Grecia pasó por una época económica difícil, viéndose forzada a hacer sacrificios con acuerdos internacionales para cubrir su deuda. Lo que para ellos significaba perder lo que hubieran ganado en el tiempo, seguramente bajaron demasiado la guardia, imaginemos que muchos solo trabajan unas horas y las restantes las dedicaban a la pesca, obviamente sin pago, salgo que pescaran algo y lo llevaran a casa. Había días donde solo pan se comía y del total de días laborales al año, solo se trabajaba 50. Esto pasó en especial en el período 2005 al 2014.

Afortunadamente los grandes inversionistas vieron en este país una mina de oro, primero para crear allí nuevas fuente de ingresos, promoviendo el turismo y otros empresas navieras tanto para reparación como para transporte de carga internacional, dando trabajo a quienes fallecían a la espera de una oportunidad.

Lo interesantes es que las compañías que sabían lo que era bueno erá chinas y obviamente ellos invierten, pero no para holgazanes sino para gente que haga rendir la inversión. Siendo así como al saber que ellos quedan a cargo de los astilleros y puertos fluviales les hicieron el feo, rechazándolos. Obviamente cambiando de parecer al reconocer que era ellos quienes les podría sacar de tal estado de pobreza.