sábado, 13 de octubre de 2018

LA UNIVERSIDAD DE LA VIDA EN INGLES


OPINION, 18 OCTUBRE 2018

¿Cómo mejor definir los conocimientos que uno adquiere a través de la vida?  Sí, hay diferentes formas, a través de los padres, familiares, la escuela, la universidad, el trabajo, las relaciones sociales etc. Tradicionalmente hemos acuñado el conocimiento que se adquiere del medio ambiente en que uno vive, con quienes se relacione, etc. Parece imposible que esto tenga tanta importancia, en especial en este medio donde el hablar el inglés nos facilita en grado sumo vivir.

Pero de donde vino aquello de “La universidad de la vida”, sencillo, de vivir esa realidad. ¿Pero será cierto? Claro, obvio. Obvio, si uno se puede comunicar con las personas a través de los medios. Eso tiene relación directa con las personas que se identifiquen con el mismo lenguaje, caso contrario es como “hablar con una pared”. Parece ridículo lo que acabo de decir, a no ser que nos comuniquemos con el lenguaje de las manos, y aun así, los signos deben ser en el mismo idioma. Hay que conocerlo, caso contrario no será factible.

Existen muchísimas cosas que no sabemos, bien sea por que no nos son comunes,  no estamos relacionados con aquellos que las poseen, razón por la cual estaremos ausentes de ellas. Veamos un ejemplo simple, ver una película hindú en su lenguaje son subtítulos en inglés, o inclusive en español. Yo mismo he tenido que dejarla a un lado al no tener la velocidad para comprender lo que hacen los protagonistas en la película y al mismo tiempo el subtítulo.

Y es que no solamente se nos presenta esta limitación, también nos sucede cuando escuchamos a alguien en nuestro idioma pero en profesiones diferentes. Inclusive en territorios diferentes: v.g.
Los costeños de los pastusos, caso de Colombia, o con los argentinos. La falta de conocimiento de sus formas de conversación nos limita en grado sumo comprender sus mensajes, salvo excepciones.

A donde quiero llegar. Sencillo, el no comprender el inglés tanto hablado como escrito cuando no lo dominamos, nos afecta en grado sumo. Dominarlo significa dominarlo. Esto nos lleva a expresar nuestra sorpresa cuando nos damos cuenta que lejos estamos de hacerlo. Vayamos a una consulta médica, donde hay que ir a consulta externa, luego a radiología para finalmente área de espera. Como seguir indicaciones de lugares que no conocemos, por más que nos lo indiquen en un inglés pausado, no “damos bola”, no entendemos.

Por otro lado nos damos cuenta que nuestra falta de conocimiento, de la cultura americana, para continuar con inglés, nos dificulta aprovechar la riqueza de este país, en todos los aspectos de la vida diaria. A veces puede ser difícil comprender esta limitación y los efectos negativos que ello puede tener para nosotros.

Veamos algunos ejemplos: Yo no entendía el por qué a mi hijo mayor no me lo aceptaban en las universidades norteamericanas para  optar por su MBA. El había estudiado inglés, yo “creía que hablaba inglés” hasta que me comuniqué con tres de ellas para finalmente comprender que el nivel de conocimiento que él tenía no era suficiente para estudios de postgrado.

¡Ah! “But just a minute”. Una de ellas dijo si toma un curso intensivo de tres meses, revaluaremos nuestra decisión. ¿Qué hacer? Tomar un curso intensivo. Tal curso le permitió adentrarse en el idioma y ser aceptado.

Ser aceptado era parte del proceso y ¿Qué tal el financiamiento? Como saber a distancia, Bogotá con cualquier punto en USA, que acá habían organizaciones sin ánimo de lucro, que prestaban dinero para el pago de la matrícula, sin pago de intereses. Dicho y hecho mi inglés y mis contactos en USA nos sirvieron para obtenerlo con el respectivo respaldo.

Mi mejor universidad y aula de estudio ha sido la de enseñar español. ¡Wow!  Qué relación puede tener lo que yo necesito con el idioma. Casi todo. Yo conocía muchísimas cosas en mi cultura colombiana, pero casi ninguna en la cultura norteamericana. Veamos un ejemplo, al comprar casa nos recomendaron comprar el respectivo seguro de hipoteca. Así que estábamos pagando por encima de $4.000 anual. De pronto, dentro de la dinámica de mis clases de español yo preguntaba a los estudiantes que hacían ellos en determinados casos.

Pronto me dijeron que ellos pagaban un promedio de $1.600 anuales. Yo no podía creer que fuera tan “cerrado” para haber sabido esto antes. Acá el problema no solo era de inglés, era de comunicación. Si, estando “dentro de un sistema”. Como era posible que yo no hubiera consultado con “los dueños del conocimiento”.

Para comprar casa se requiere crédito. A quienes les consultamos nos decían que debíamos tener crédito, ¿pero cómo? si habíamos llegado hacía poco al país. Tienen que esperar por lo menos unos 5 años para que  conozcan su forma de manejo del crédito.  No hay duda que casi me ponga a llorar. Falso, todos me dijeron de buena fe lo que ellos sabían que significa la palabra crédito, cosa diferente  dijo mi banco. Haber abierto nuestra cuenta hacia unos 30 años era suficiente “crédito”, para obtenerlo.

Esto y muchísimos otros eventos han hecho necesario que día a día yo incremente el conocimiento del inglés. Acabo de matricularme con COURSERA – universidad en línea – en un curso sobre English for Media Literacy, University of Pennsylvania (Penn State University), obviamente gratis.

sábado, 6 de octubre de 2018

DEMOSLE A LA SALUD EL CUIDADO QUE ELLA MERECE


OPINION, 11 octubre 2018


Permítanme continuar con el tema de la salud. Por un lado de no habernos cuidado cuando lo debíamos haber hecho, será difícil que ahora los resultados demuestren lo contrario. Mejor dicho si tu cuidaste tu salud desde tierna edad, lo más seguro es que hoy en día goces de buena salud, caso contrario nuestra seremos los primeros en nuestra visita diaria a los centros de salud o a nuestro medico primario, ¡qué vaina!

Sólo hasta ahora reconocemos los avances en las ciencias de la salud, seguida, obviamente a altos costos, pero con una mayor probabilidad de vida. Esto nos crea la posibilidad de recuperar nuestra salud con mayores probabilidades. Lamentablemente tal disponibilidad no es para todos  ni en todas partes. Menos ahora sin un sistema de salud al alcance de todos los bolsillos. 

El hecho que podamos visitar un centro médico de urgencia, sin tomar en cuenta si tenemos o no salud no nos da la tranquilidad de que al recobrarla, tengamos vida para poder pagar lo que nos costó recuperarla. Maravillo, de todos modos con contar con esa opción de crédito, no importa cuán alta sea, lo importante es quedar con vida y vida útil. A veces no sopesamos nuestro valor de vida de llegar a perderla, si quedar lisiado para siempre. Dios no lo permita.

Hay que reconocer que al quedar con vida, vida tendremos para cubrir los costos que ello demande, a corto o largo plazo pero con crédito. No está mal. Hay personas que han descubierto que no solo en ciertos países pueden recuperar su salud y con tiempo crean su afiliación de tales sistemas y en caso de urgencia pronto a ellos acuden, con la facilidad de desplazamiento que hoy tenemos.

Ahora, lo que sí es importante es establecer a tiempo el respectivo seguro de salud e inclusive de vida. Bien lo decimos. No dejar para mañana lo que se puede hacer hoy. Considerando la salud como una inversión, no como un gasto. Si nos consideramos como una fuente de creación de riqueza, una fábrica, debemos comprarle todos los seguros por haber para que en caso de emergencia podamos mantenerla a flote, mejor dicho con el dueño gozando de su capital, su salud. 

Algo muy importante, recuperar la salud no es solo un problema de poder contar con el apoyo oportuno del seguro de salud, del facultativo, sea este un cirujano, psicólogo, dermatólogo, etc. etc. sino de nosotros mismos. ¿Qué quiero decir? No solo contar con el servicio de salud, quedamos amparados de seguir con vida después de una enfermedad con o sin cirugía.

Pareciera que yo le estoy dando al paciente un posicionamiento que siempre tuvo, pero no siempre utilizó. Su conocimiento de su cuerpo. Si de cómo opera y que cuidados se le debieron 

sábado, 29 de septiembre de 2018

SALUD, PRIMERO INVESTIGUE, LUEGO TOME DECISION


OPINION, 4 octubre 2018

No hay duda de que día a día se presentan casos relacionados con la salud que vale la pena analizar. Generalmente nuestro conocimiento es escaso. Por otro lado no tenemos, en general, la cultura de preguntarnos sobre cuál podría ser su origen y alternativas de solución. Hoy en día no hay disculpa para no consultar con diferentes fuentes del conocimiento, entre otros la familia, los vecinos, libros sobre salud, https://www.youtube.com/ o Google.

No hace mucho me contaban del caso de una señora que bajando del andén tropezó y se cayó. La caída fue tan fuerte que requería cirugía. ¿Dónde ir? fue la primera pregunta. Alguien dijo, ‘nuestro hospital local’. Otra persona dijo ‘tengo entendido que los deportistas van directamente a un centro hospitalario en Nueva York’ no lejos del lugar donde ella reside.

La pregunta del millón, ¿el seguro de salud cubriría los gastos respectivos? Y el médico primario debería aprobarlo, etc. etc. Lo interesante de la historia es que esta persona entré en contacto con el citado centro hospitalario y allí la recibieron, realizando el respectivo proceso quirúrgico. Claro quedo lejos de la familia, un par de horas en carro. Uno se pregunta dónde radica la importancia en la toma de decisión: en la cercanía a la casa o el mejor centro médico clínico disponible, según las circunstancias. Centro médico-clínico indudable, las visitas son secundarias, salvo razones personales.

Los dolores ocasionales de las rodillas me hacían presentir algún proceso quirúrgico. Tratamiento muy popular hoy en día. Obvio sin saber que diría el facultativo yo hacía cábalas. Finalmente consulté con un especialista quien me recomendó otro especialista. Consulta concertada. Día de la consulta, espera en el consultorio, finalmente toma de una radiografía de las rodillas y más espera. Finalmente pase a sala del facultativo para una nueva espera.

Diagnóstico del especialista: “La edad, el desgaste del uso en el tiempo”. Eso fue todo. ¿Cómo uno sabe que podría haber sido una consulta adecuada? Frente a la duda, buscar una segunda opinión. Dado que ya había programado una visita a la  Clínica Mayo en Jacksonville para otro procedimiento, pedí consulta con el especialista en ortopedia. Se fijó para las 11:30 a.m. para rayos X y 1 p.m. con el especialista.

Junto con mi señora, y después de cuatro horas de conducción, llegamos al centro clínico como a las 8:20 a.m. Aun cuando era muy temprano consultamos con el área respectiva si nos podían adelantar la hora de las radiografías. Muy amablemente para las 9:30. Que diferencia, me tomaron placas de la parte frontal de las radillas, laterales y luego en la mesa  de rayos X toma de las rodillas dobladas. Caramba no sabía que mis rodillas fueran tan importantes para el proceso de observación del especialista, o viceversa yo tan ignorante de ello.

Ahora teníamos mucho tiempo para la siguiente consulta. Nuevamente hablamos con la persona a cargo, quien nos informó que haría lo posible. Que esperáramos. 20 minutos pasaron cuando me llamaron. Cinco minutos después llegó el doctor. Breve consulta sobre la razón de la visita. Preguntas generales van y vienen. Camine hacia adelante, regrese, haga balance en un pie, luego en el otro. Ya sobre la mesa de consulta. Alce la pierna, le hare presión hacia abajo, usted haga presión hacia arriba. En fin todo tipo de examen que yo no imaginaba.

Aprendí de la importancia que juega nuestras rodillas en el manejo de nuestro cuerpo, ya sea para desplazamiento, permanecer de pie, balances, equilibrio, etc.

Terminada esta parte, el especialista me enseñó una de las la placas de rayos X, la frontal de las rodillas, haciéndome notar que la distancia que aún existía entre la parte inferior y la superior de la rodilla. El doctor dijo: “tú tienes rodillas para largo”. Palabras que me llenaron de regocijo. 
Conclusión: me entregó el “Final Report” no sin antes comentarme  la importancia de la fisioterapia que yo debería seguir en el lapso de un mes quedando a su disposición caso de consulta del fisioterapista.  

Es importante tomar en cuenta apartes de su informe: “Please see for a core exercise program, emphasizing his hip abductors that are weak, as well as balance and coordination”. Esto quiere decir que el programa de fisioterapia debe enfatizar los músculos de la cadera que se encuentran débiles lo mismo que su balance y coordinación. ¡Wow!

Quedé sorprendido. ¿Qué tal si no busco una segunda opinión? De ahí que debamos cambiar nuestras formas de acceder a servicios de salud. Primero, ante la duda, “No comer entero”. Segundo, obtengamos una segunda opinión ante la duda y tercero, consultemos con varias fuentes de información.

A mí me iba a pasar cuando un amigo veterano tuvo la necesidad de visitar a uno de sus cirujanos y al preguntarle cómo le había ido, me comento que  debería regresar a la clínica ya que él no se sentía bien. Segunda operación. Para el mismo procedimiento preferí  John Hopkins en Baltimore. Lejos pero seguro.

domingo, 23 de septiembre de 2018

CELEBRACIÓN DEL MES DE LA HERENCIA HISPANA HISPANICS IN ACTION


OPINION, 27 septiembre 2018

Que mejor que completar los eventos relacionados con los logros alcanzados recientemente por Hispanics in Action, inc. cómo epílogo de sus 13 años de dedicación continua, por el desarrollo de la Costa del Tesoro, en particular Fort Pierce, Port St. Lucie, Jensen Beach, Stuart e Indiantown.

El evento más importante del día 18 de septiembre, ha sido el inicio  del primer curso de alemán bajo la dirección de nuestra profesora voluntaria alemana, Brigitte Schutzmann, en la North Stuart Baptist Church de las 6 a las 7:30 p.m. Brigitte ha sido profesora en su país de origen y alumna de nuestro curso de español en el Port St. Lucie Botanical Garden.

Uno puede llegar a pensar de como una organización que no utiliza el dinero, como puede conseguir los servicios de profesores voluntarios, ¿cómo lo hace?

Es un camino largo. A través de estos años hemos estado enseñando español, inglés, francés, italiano y ahora alemán tanto para adultos, como para niños, y obvio esta dinámica crea innumerables contactos que nos facilitan, en muchos casos obtener su cooperación.

Así fue como al saber que Brigitte hablaba tres idiomas, el alemán, inglés y además español, ella nos podría ayudar con su idioma nativo. Dicho y hecho. Lo especial de nuestra profesora es su sencillez y deseo de cooperar con el desarrollo de la comunidad.

Veamos un ejemplo, una vez confirmada su disponibilidad y realización del curso, ella por su cuenta fue a visitar el salón de clase que tendría a partir de hoy. Colocando un aviso "Clases de alemán" en la ventana que da al patio, facilitando en esta forma la llegada de los estudiantes.

¿Pero cómo conseguir los estudiantes? Sencillo, nuestra base de datos, 2.500 e-mails de nuestros estudiantes, se les informa. Casi de inmediato confirmaron seis alumnos.

Por otro lado resalta la cooperación de instituciones como la North Stuart Baptist Church que  en los últimos 10 años nos ha venido apoyando con aulas de estudio, en la actualidad: español, francés y ahora alemán en sendos salones en sus modernas instalaciones.

Ahora veamos el curso de español para niños que se inició el sábado pasado a partir de las 9 a.m. con la pedagoga Donna Fletcher, en la sede del Savannas Preserve State Park en Walton Road, Port St. Lucie, con ocho niños, entre los siete y los nueve años de edad. Poder contar con una pedagoga es un privilegio y por este medio expresamos nuestra gratitud y reconocimiento a nuestra estimada profesora.

Que tal nuestras nuevas profesoras: Marie-Jeanne Després y Dianne Layden que iniciaron sus clases de inglés principiantes e intermedio, respectivamente, con solo dos estudiantes, pero pronto ya tenían 8 y 6 respectivamente. Pero y la profesora Jane Harlan, que aun en Paris, su curso “Passport to France”, para inicio Nov. 24 en la Blake Library, ya cuenta con 15 alumnos y cinco en lista de espera. ¡Wow!

Como siempre en la St. Lucie Catholic Church la dedicación de Bruce Nohel en su magistral clase de inglés por más de tres años los martes a las 7:30, salón 205, o  Stacia Fine una vez más promoviendo su clase de inglés para principiantes, salón 201, los sábados a partir de las 9:30 a.m. o Elizabeth Ramírez en su cuso de español por segundo año, los sábados a las 9:30 salón 203. Da gusto contar con tan especial equipo de profesores.

Pero qué decir de la incomparable labor de nuestra asesora en inmigración, Ana Boscan Shaw, especializada en Ciudadanía. Tel. 772-343-8106.

Haber hecho posible que más de 400 hispanos preparados por ella, inclusive de otras nacionalidades, en más de 15 años de abnegada entrega, sin recibir ningún emolumento, la hacen una Heroína. 

Mary Dodge, profesional periodista norteamericana, residenciada en Port St. Lucie, ya jubilada, quién, desde que nos conoció, diseñó nuestro Website - www.hispanicsinaction.org - y en forma consagrada lo actualiza cada semana, esto es más o menos 600 ediciones. Este tipo de entrega también sin recibir ningún emolumento solo nuestra imperecedero aprecio, igual hace honor a ser una Heroína. 

No podríamos dejar sin mencionar a ElHispano, a nuestras tutoras en inglés: Pat Jokah o Meredith Olson y a todos los profesores voluntarios que hoy forman nuestro mejor legado, 22, de diferentes procedencias pero todos con el mismo espíritu de servicio a la comunidad. A todos ellos expresarles nuestra agradecimiento por la excelente labor y dedicación en pro del desarrollo de nuestra comunidad en la Costa del Tesoro, Florida.  

domingo, 9 de septiembre de 2018

A DIOS ROGANDO PERO NUESTRA SALUD CUIDANDO


OPINION, 13 septiembre 2018

¡Cómo de un momento para otro la vida nos puede cambiar! Generalmente ese momento  no lo vemos, pareciera que allí no está, pero si, y con signos de tormenta. Ahí es cuando buscamos a Dios, para que por su intercesión todo vuelva a la calma diaria. ¿Nos habremos ganado tal bendición?

Probablemente no. No vemos con la claridad que deseamos que El nos vea, para que así nos conceda lo que le pedimos. Ya sea, nuestra salud, la de alguien a quien estimamos, a un pariente cercano, a nuestros padres, conyugue o hijos.

Todos nosotros hemos pasado por esos momentos, por un largo período donde la incertidumbre nos agobia, nos hace perder la fé en nosotros mismos, donde prometemos “no volverlo a hacer” o cosas por el estilo. En ese momento el oro y la mirra no son suficientes para lograr lo que nosotros pedimos. Seguro que la oración y el habernos hecho acreedores al perdón de Dios, llegará la luz bendita que ilumine una vez más nuestro camino con la presencia de nuestros seres amados.

Ellos en su angustia, en el medio en que se encuentren también elevarán sus plegarias a nuestro Redentor, pidiendo la salvación de su cuerpo, la pronta recuperación de lo que
no hace mucho tiempo era un cuerpo saludable, lleno de vida, que sin imaginarnos que ya el proceso de enfermedad lo acompañaba, pero cuenta no nos dábamos.

Será que debemos cambiar nuestros hábitos para cuidar nuestra salud, para prevenir aquellos males que nos puedan aquejar? Será que la ida al médico es la salvación. Sin lugar a dudas esto tiene fundamento, no obstante de no ir al facultativo adecuado, de nada nos valdrán nuestras visitas a su consultorio.

Un buen ejemplo que se puede repetir a diario. Un profesional dictaminó deficiencia tiroideica, debiendo consumir determinada medicina de por vida. Ella consideró que así lo debía hacer y lo hizo por tres años. Afortunadamente y de forma casual le consulto a su profesor de yoga, a lo que él le dijo: “Te enseñaré un ejercicio con lo cual no la necesitaras”. Santo remedio. ¿Qué tal todo la vida?

Que tal sería tomar en cuenta lo que con tanta vehemencia nos motivan a hacerlo, no solo en la parte alimenticia, sino también en la afectiva. En el cuidado de la parte física, lo que ingerimos como alimento, muchas veces sin tomar en cuenta los efectos nefastos que nos puede afectar nuestro estado de salud.

Sin duda que el ejercicio físico, en especial, unido a una buena y balanceada alimentación, será una base que nos podrá mantener alejados del médico. Pero que pasará cuando el origen de nuestros malestares vienen de nuestros antepasados, inclusive los más cercanos, ¿nuestros propios padres? No hay duda que todo lo que podamos hacer para preservar nuestra salud, debe ser una prioridad.

Máxime en nuestra país donde, hay que reconocerlo, se hace todo lo posible porque nuestro cuerpo y nuestra mente reciban el alimento, descanso, motivación que nos permita encontrarnos en condiciones, de ello ser posible, óptimas. Sería maravilloso. Solo que normalmente dejamos a un lado la prevención de la salud.

Pareciera que solo hasta que hemos estado al borde de la vida o familiares y personas que apreciamos, nos damos cuenta de lo que debiéramos haber hecho. Pero no será tarde para ese momento, escoja uno para tomar la decisión y no solo ella sino para ponerla en práctica en forma inmediata.

De por sí, ahora podríamos considerar que tal decisión y cuidado de la salud en sus diferentes formas es algo prioritario, que debemos tomar de inmediato para obviar, dentro de lo posible, nuestra preparación integral que nos llevará a un estado de salud físico y mental, que permita manejar nuestra salud con gran acierto.

Esto que les comenté no solo es válido para nosotros, lo es en especial para nuestros padre y nuestros hijos. Todos tenemos prioridad. Lo que significa que las acciones que tomemos cobijen a cada miembro de la familia. Es muy probable que algunos no vean con buenos ojos la toma de tales medidas. Aun así nuestros mejores esfuerzos y convencimiento deberán acompañarnos siempre.

Si no somos nosotros los que propendamos por el bienestar de la familia, quien crees tú que lo hará. Dada la forma de vida que llevamos y la educación que nuestros hijos reciben en las áreas de estudio, revistas, televisión, radio, nos permitirán comprometer a todos para el mejoramiento de la salud.


sábado, 1 de septiembre de 2018

‘WAKE UP CALL’


OPINION, 6 septiembre 2018


Será posible, será necesario que tengamos que acudir a un adagio para plasmar en nuestras mentes un mensaje de “wake up call”, mejor dicho una ‘alarma’? Claro, tenemos que ser sinceros y reconocer que adolecemos de experiencia en muchos campos y por lo tanto estamos expuestos a que tomen ventaja de nosotros, si nosotros lo permitimos.

Siempre les he comentado de la importancia del idioma, pero es que no es solo el idioma lo que nos hace ‘despiertos’, en otras palabras ‘no tonto’, es el desconocimiento de la cultura donde vivimos y como otros que se creen muy vivos nos sonsacan el par de pesos que nos ganamos trabajando ‘de sol a sol’. ‘La tenemos perdida’, salvo que nos despertemos de este letargo.

A veces nos preocupamos por ‘el qué dirán’, como si ello fuera de trascendencia, dejando a un lado aspectos mas importantes. En determinados casos no corremos la ‘milla adicional’, como dicen acá, para obtener lo que estamos buscando. Esto implica un cambio en nuestra forma de actuar, obvio, si lo que pretendemos es tan valioso, debemos aprender y pronto, a cómo hacerlo.

Un simple ejemplo, me llama una señora en busca de información sobre oportunidades para que su supervisora aprenda español. De pronto se le ocurre hablar de un episodio que le pasó al llegar a una de nuestras clases y la profesora no había llegado, en otras palabras, dice ella, “había insultado a los alumnos”. ¡Wow! Es difícil pensar que lo hizo exprofeso o que algo inesperado le impidió cumplir su compromiso.

A lo que le respondo: “Y que decimos cuando el estudiante no viene a clase, obviamente sin  informar a la profesora. ¿Será esto también un insulto? O utilizamos la “ley del embudo”. Obvio a ella no le gusto mi respuesta, así que tampoco cumplió con el pedido de su jefe. Ella le llevará el mensaje que la haga quedar bien, pero obviamente se ha perdido una nueva alumna.

Pero que tal la experiencia que he tenido recientemente con mi visita a la Clínica Mayo en Jacksonville. Una vez terminados las entrevistas, llenado de formularios, evaluaciones por personal especializado, realización de radiografías de la zona lumbar, CT de la pelvis noto que en ningún momento tanto el acupunturista como mi médico primario mencionaron un MRI. Hay que reconocer que el laboratorio que lo iba a hacer, perdió en un momento el ingreso de por lo menos unos $3.000 dólares.

El médico a cargo de mis exámenes me entregó un informe con su evaluación e instrucciones sobre acción a seguir tanto en terapia física como acuática. Dado mi desconocimiento de a quien contactar para su realización mi equipo de apoyo consiguió entre otros el de una profesional de la terapia. ¡Wow! Llamé y deje razón para que me llamaran, solo lo hicieron hasta el día siguiente. ¿Plata para qué?

Al mismo tiempo recordé que yo conocía un experto profesional de la fisioterapia. Hacía como diez años que no lo veía. Tuve conocimiento de la institución donde trabajaba. Llamé, dejé razón, pero obvio “su llamada es muy importante” “deje su teléfono, nosotros lo llamaremos”. Llamada no devuelta.

De la primera compañía me llamaron: “Qué le pasa”. Expliqué la razón. El empleado dijo: La primera visita deberá pagar $185. ¿Por qué?, dije yo. ‘Nosotros tenemos que examinar al paciente y luego evaluar la acción a seguir’. Dije: Su función es ejecutar lo que mi médico especialista de la Clínica Mayo ya determinó previo exámenes, radiografías, etc. etc. El prosiguió: “Es que precisamente tenemos que estar “in the same page” – en otras palabras coincidir con lo que mi médico pedía -.

Continuó: “Para efectos de pago, usted nos paga directamente y pedirá reintegro a su compañía de seguros de salud”. Para hacerlo así le enviaré la descripción del médico, ustedes me cotizan por escrito cuanto van a cobrar ¿Qué le parece? Obviamente decayó su interés y afortunadamente el mío. Si de entrada pedían $185 se imagina uno que cobrarían por cada sesión?

Afortunadamente visitamos a nuestro amigo en el Martin Health System –  1651 SE Tiffany Blvd., Port St. Lucie, Tel. 772-398-1885 - donde de inmediato la funcionaria a cargo realizó los contactos del caso con la compañía de seguros. Aprobado, ‘lo esperamos para su primera cita mañana a las 3 p.m.’. Que diferencia, trato amable, sin vueltas, con facturación directa a mi compañía de seguros de salud.

He superado una nueva experiencia que de no haber sido por mi amigo, me hubiera costado “un ojo de la cara”. Recuerden: “Shop around”, cotice, consulte, pregunte, investigue antes de tomar su decisión. La culpa es nuestra si nos “meten un gol”. ¡NO lo permita!   

sábado, 4 de agosto de 2018